Lluvia


La gente huye de la lluvia como de la tristeza:

corriendo,

saltando

o resguardándose bajo cualquier persona

para que ni siquiera le roce un poco.

La lluvia moja,

pero no deja de ser agua,

agua que se seca

aunque no haga sol.

El agua solamente es agua,

y la tristeza es solamente tristeza.

No podemos parar la lluvia,

pero sí podemos parar la tristeza.

Además,

a veces,

necesitamos estar empapados de tristeza

para ver la luz del sol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s