Tres pies al gato


Nuestro romance no cabría en una novela,

ni siquiera en un cuento.

Esto se parece más a un microcuento extendido.

Porque yo conocí a Eme por casualidad.

Lo que yo no sabía era que aquella fugaz casualidad

me iba a hacer sentir como casualmente nunca antes me había sentido:

volátil.

En solamente unos días que aquello duró

puedo asegurar que fui brevemente feliz.

A veces no estoy segura de muchas cosas,

pero de esto sí lo estoy.

No me di cuenta hasta que él se fue lejos,

aunque aún no sé quién se alejó más de los dos.

Supongo que esas cosas pasan.

Quiero pensar que no solamente me pasan a mí.

Y la culpa fue del miedo,

intentamos buscarle tres pies al gato

para poder irnos lejos.

1411369110_cat-paws_facebk

Y ya ves, que a mí nunca me han gustado los gatos.

Pero no cabíamos ninguno en el microcuento,

ni él

ni yo

ni el gato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s